Menú

APRENDAMOS ALGO MAS SOBRE COPROPIEDAD INMOBILIARIA Destacado


 

Empezaremos por explicar que es la Copropiedad Inmobiliaria (concepto): es una institución jurídica que hace alusión al conjunto de normas que regulan la división y organización de diversos inmuebles, como resultado de la segregación de un edificio común a los copropietarios.

De acuerdo a la  Enciclopedia Wikipedia, en sí la Copropiedad Inmobiliaria no es un bien inmueble en particular sino un régimen que reglamenta la forma en que se divide un bien inmueble común, la relación entre los propietarios de los bienes privados y los bienes comunes que han sido segregados de un terreno o edificio. La Copropiedad Inmobiliaria permite la organización de los copropietarios y el mantenimiento de los bienes comunes.


Necesarios

Se trata, por tanto, de aquella especial y seccional forma de división de la propiedad que se ejerce sobre viviendas, oficinas, locales comerciales, bodegas, estacionamientos, recintos industriales, sitios y otros en que se divida un condominio y que atribuye al titular de dichas unidades un derecho de propiedad absoluto y exclusivo sobre las mismas, y un derecho de copropiedad forzada respecto a los bienes de dominio común.
Así pues, junto con el piso, el derecho de Copropiedad Inmobiliaria incluye un porcentaje sobre los elementos comunes de todos los dueños de pisos en el edificio en cuestión. Tales elementos se consideran necesarios para el adecuado uso y disfrute del piso y la cuota que exista sobre ellos es completamente inherente a la pertenencia del piso, siendo inseparable de ésta.

Mezcla

La Copropiedad Inmobiliaria es una mezcla de la individual y copropiedad. No es una empresa, una sociedad, una entidad sin fin de lucro cualquiera. Es una entidad sin fines de lucro distinta a las otras entidades. Puede haber propiedad individual y copropiedad sin que exista Copropiedad Inmobiliaria y este es el caso de las Unidades Inmobiliarias Cerradas, las que también pueden coexistir dentro de un mismo complejo inmobiliario con las propiedades horizontales. A principios del siglo pasado, y hasta 1960, se expidieron en muchos países leyes que cobijaban tanto a las propiedades horizontales como a las Unidades Inmobiliarias Cerradas, las que se llamaron ley de propiedad por pisos y departamentos, pero luego se tendió a expedir leyes individuales para cada tipo de propiedad.

Exigencia 


De conformidad al criterio general, la convivencia en la Copropiedad Inmobiliaria exige de todos y cada uno de los residentes (o usuarios) la observación puntual de algunas normas, que permiten ejercer plenamente los derechos individuales, sin vulnerar los derechos ajenos. Estas sencillas normas están contenidas en las leyes, decretos y reglamentos que rigen la Copropiedad Inmobiliaria, y tienen como único objetivo garantizar la convivencia armónica y pacífica en la comunidad.

Indudablemente, la mayor parte de los conflictos que se presentan entre vecinos, y entre estos y la administración, son originados por el incumplimiento de estas normas de convivencia, y el manejo de dichos conflictos en etapa de conciliación, corresponde precisamente al Administrador, o a los órganos administrativos de la copropiedad antes de acudir, de ser necesario, a las autoridades competentes. La función del administrador incluye necesariamente, como la de todo líder, educar a su comunidad para minimizar los conflictos y brindar un mejor nivel de vida a sus integrantes. Aquí les ofrecemos algunas normas básicas y otras sugerencias de utilidad.

Es conveniente aclarar algunos malos entendidos o equivocadas interpretaciones populares respecto a los "derechos": es corriente, por ejemplo, que algunas personas utilicen sus garajes para acumular trastos, muebles, herramientas y otros objetos, aduciendo que es su propiedad, porque desconocen las normas de uso restrictivo que rigen en estos casos, y son incapaces de entender las molestias que ocasionan a toda la comunidad con el estado de desorden y mala presentación que causan sus costumbres. Una lectura atenta del reglamento, puede aclarar muchas dudas. (y vale la pena resaltar que la mayor parte de los copropietarios no se han tomado jamás el trabajo de leerlo). En todas las copropiedades es necesario organizar concursos y cursillos tendientes a que toda la comunidad conozca el reglamento.

Es importante que los  copropietarios conozcan y cumplan los derechos y los deberes de cualquier ciudadano copropietario, estos derechos y deberes están íntimamente ligados, puesto que el disfrute de un derecho implica siempre el cumplimiento de un deber, para no afectar los derechos ajenos. Esta premisa, tan sencilla, es la que con frecuencia solemos olvidar.

Los principales derechos en la Copropiedad Inmobiliaria, además de los derechos propios de todos los ciudadanos, son los que permiten el uso y disfrute del bien privado, (departamento, oficina, local u otros) y de todas las áreas comunes de la copropiedad. Tanto los derechos como los deberes podemos conocerlos en el "Reglamento de Copropiedad Inmobiliaria" de cada una de las copropiedades, y en las leyes que regulan la materia. Encontramos entonces, que cada propietario tendrá sobre su unidad Privada un derecho de dominio exclusivo, por lo que puede vender, enajenar, gravar, dar en garantía o ceder la tenencia de su unidad privada, (departamento, local, oficina, etc.) a cualquier título. Existen, sin embargo, límites a este derecho, impuestos por las leyes y reglamentos, especialmente en lo que se refiere al "uso exclusivo" para el que fue construido el inmueble. De esta forma, si Usted adquirió un apartamento en un Conjunto residencial, no puede destinarlo a oficina o local comercial.

Derecho

También el propietario tiene derecho a usar y servirse de todas las áreas y bienes comunes, (ascensores, jardines, parques, piscinas, saunas, pasillos, escaleras, etc.) siempre que lo haga según la naturaleza y destino ordinario de los mismos, y sin perjuicio del uso legítimo de los demás propietarios. Por esa razón, no pueden utilizarse los pasillos como lugar de juegos, o para estacionar bicicletas, motos o vehículos, ni se pueden usar los estacionamientos, (Aunque en algunos casos sean Propiedad Privada) como depósito de materiales, muebles y cachivaches.

Otro derecho de los propietarios y de la comunidad en general, es el de vivir en un ambiente amable, limpio, saludable y estético. Por esa razón se debe insistir mucho, exigir permanentemente el cumplimiento de las más elementales normas de educación, y perseguir a aquellos incivilizados que arrojan basuras, colillas de cigarrillos, papeles y demás desechos, o a los que se creen con derecho a utilizar las zonas comunes o públicas cono "sanitario" de sus mascotas. Igualmente a quienes conservan costumbres provincianas como utilizar las ventanas o escaleras para colocar a secar la ropa, los tapetes o las alfombras, con lo cual se presenta un patético aspecto de barrio o de "invasión".
En pocas palabras es necesario que todos la comunidad de copropietarios comprenda que las normas de convivencia ayudan a obtener un mejor nivel de vida, evitan conflictos, minimizan los riesgos de accidentes y catástrofes, mejoran las condiciones de salubridad, facilitan una relación amable, amistosa y pacífica con sus vecinos, y garantizan la valorización de la propiedad.

Algunas prohibiciones comunes

Relacionamos ahora algunas de las principales Prohibiciones, que son comunes en los reglamentos de Copropiedad Inmobiliaria y Reglamentos Internos:
•    Está prohibido modificar las fachadas y zonas comunales, cambiar el estilo de puertas y ventanas, colocar rejas distintas a las autorizadas por el reglamento o la asamblea. Esto con el fin de preservar el estilo arquitectónico de la edificación.

•    Está prohibido colocar avisos, letreros pancartas y similares en las ventanas o fachadas, con excepción de los avisos profesionales o comerciales, contemplados en el reglamento, en los casos particulares de Centros Comerciales o Centros Empresariales. En esos casos, por lo general el reglamento, o la Asamblea General dictarán las normas respectivas sobre estilo, tamaño, etcétera.

•    Está prohibido usar los pasillos, escaleras y puntos fijos para estacionar bicicletas o colocar enseres no autorizados, por las incomodidades que esto produce a los transeúntes y por el riesgo de accidentes. Por las mismas razones, está prohibido usar esas áreas para transitar en bicicletas, motos, patines, patinetas, o para jugar con pelotas y balones. Se debe agregar que estas prácticas producen deterioro y desaseo en las zonas comunes. Aquí se aplica lo referente a "dar a las áreas e instalaciones comunes el uso para el cual fueron destinadas".

•    Está prohibido utilizar los estacionamientos como lugar de juegos o reunión. Es obvia esta prohibición, por los riesgos de accidente que puede causar.

•    Está prohibido usar los estacionamientos como depósitos, para almacenar muebles, enseres, materiales de construcción, etcétera, no solo por el aspecto de desaseo y desorden que se produce, sino por el grave riesgo que implica al reducir la visibilidad y la aireación, y aumentar el peligro de incendios, en sitios donde se acumulan gases y materiales inflamables.
•    Está prohibido usar los estacionamientos para lavar los autos o someterlos a reparaciones mecánicas. Esto porque además de producir desaseo y contaminación, representa riesgos para la seguridad. Naturalmente, se pueden efectuar las reparaciones urgentes, como el cambio de una llanta, o la carga de una batería, lo cual es diferente a convertir el parqueadero en taller.

•    Está prohibido instalar o utilizar equipos o maquinaria que interfiera con las señales de televisión o radio pues se estaría atentando contra el derecho de la comunidad a recrearse sanamente.

•    Está prohibido colocar a alto volumen los radios, equipos de sonido o televisores. Existen normas muy claras y severas contra la contaminación sonora, y es un verdadero abuso obligar a toda la comunidad o a nuestros vecinos a escuchar la música o el programa de TV que nosotros preferimos y a la hora que nosotros queramos. Esta mala costumbre es una de las quejas más frecuentes en las comunidades, y denota una pésima cultura y muy poca consideración y respeto por los demás. Por la misma razón, existen Salones de Eventos, adaptados para que se puedan realizar en ellos reuniones sin perturbar la tranquilidad de los vecinos. Pero recuerde, que incluso en ellos, se deben cumplir las normas para evitar niveles de ruido que perturben a los demás.

•    Existen también normas muy claras sobre la tenencia de mascotas, que por ser un tema que genera enormes controversias, le hemos dedicado artículos diversos en otras oportunidades en este mismo espacio..

Modificado por última vez en Domingo, 29 Enero 2017 23:37

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Síganos en Redes Sociales

NUEVO SOFTWARE

NUEVA REVISTA

Volver